Se produjo un error en este gadget.

martes, 7 de septiembre de 2010

Operativo Dentista

El pasado jueves 2 de septiembre cerca de las 7 de la noche, me topé con un operativo policíaco en la segunda sección de Santa Elena, precisamente en la calle Nicaragua. Me llamó la atención la cantidad de elementos de las fuerzas policiales estatales.

En cada esquina de ese perímetro de 6 bloques había elementos fuertemente armados, camionetas listas para cualquier evento, el helicóptero peinando la zona, en fin, un operativo grande.

Al pasar cerca de la esquina de las calle Montevideo y Nicargua un elemento me pidió que bajara la velocidad mientras varios policías me miraba y anotaban las placas de mi vehículo. Después de esto seguí mi camino y me quedo la duda de porque tanta policía ene se lugar.

En esta zona se han ubicado diversos antros y bares los cuales son muy concurridos el fin de semana y me imagine que tenia alguna relación con el operativo, pero para ser sincero no son bares de moda o se distingan por la solvencia de las personas que asisten, son bares clase media en pocas palabras.
También cruzó por mi cabeza la idea de alguna casa de seguridad donde se encuentre alguien secuestrado, o algún laboratorio clandestino con droga y dinero, o de perdido la casa de algún sicario.

Todo esto a razón de que por esta zona se han encontrado en los últimos años dos casas de seguridad de las cuales una era donde tenían secuestrado a Martínez el de don vino, el laboratorio y centro de operaciones del Rey Feo (narco local que hace algunos años agarrarón y soltarón) y un bar conocido por su mala reputación así como la de su difunto dueño. Una cosa era segura, la presencia de estos policías enrareció el ambiente del fraccionamiento, preocupo a los colonos y a los que transitamos por ese lugar.

Al día siguiente hable por teléfono con un amigo que vive en esa área y me comentó que los vecinos estaba con la incertidumbre sobre lo acontecido, nadie salia de sus casas, ni siquiera se asomaban por las ventanas, era muy tenso el ambiente. Todos al día siguiente sintonizaban las noticias de los distintos medios para aclarar sus dudas sobre dicho operativo, pero fue no encontraron información, nada había en los medios sobre eso.

Ya por la tarde, me comentó mi amigo, salio a la tienda de la esquina de Nicaragua y Rio de Janeiro por algunas cosas y se encontró a un vecino con el que platicaron sobre lo sucedido. El vecino le comentó que ya había investigado sobre el operativo, estaba entre molesto y sorprendido. Todo el operativo había sido porque una persona, no me supo aclarar si el director de Seguridad Pública o algún tipo de funcionario de nivel alto en la organización estaba con el dentista que se encuentra en esa zona.

Todo el desmadre y la angustia de los vecinos y transeúntes se debió gracias a que un funcionario de Seguridad Pública tenia cita con su dentista y se llevo de paseo a un escuadrón para que lo protegieran, no vaya ser que lo golpee una pelota con la que juegan los niños en la calle.

El que tengan algo de seguridad personal no esta por demás dado las circunstancias de violencia y lo peligroso de sus cargo, pero el hacer un operativo de este tamaño es una burla a la sociedad. Además si es un funcionario de alto nivel y teme por su vida era mejor llamar al dentista de su preferencia y que lo atendiera en algún hospital privado o de gobierno donde hay mas seguridad.

Lo bueno es que hacen su trabajo...

¿Ustedes que opinan?

No hay comentarios.: